Art Madrid 2018

No. —— 25 Feb 2018

Debo admitir que no soy muy de arte moderno, a pesar de lo que mi trabajo como diseñador freelance pueda sugerir. Tal vez porque no sé mucho sobre las tendencias o porque no tengo una educación formal al respecto, después de algunos años tratando de entender los movimientos clásicos, veo la mayoría de los trabajos actuales como iteraciones de estilos ya vistos . Es como si ya me hubiera encontrado antes esos trozos de metal soldado en otro lugar, o esas salpicaduras de color neón sobre delicadas pinturas en cualquier museo de arte moderno. Siendo mi esposa historiadora del arte, le pregunté si mi concepto de arte moderno era correcto esta vez y, sorprendentemente, sí.

Eso no quiere decir que todo lo que vi en Art Madrid ’18 fue poco original o creativo. Me sorprendieron algunas de las obras, hubo algunas que me gustaron, otras que me encantaron; algunas realmente innovadoras y otras puramente hermosas. Fue una experiencia agradable caminar a través de esas paredes llenas de energía creativa. Me encantó cómo algunas de las piezas me hicieron sentir una mezcla de oscuridad e intriga. Después de todo, creo que el arte está ahí para hacernos pensar y sentir, e incluso invitarnos a ponernos en la piel artista. Por otro lado, cuanto más intento escribir sobre esta exposición y el arte en un espectro más amplio, más me doy cuenta de que no sé nada al respecto.

Okuda

Uno de los principales invitados a esta edición de Art Madrid es Okuda San Miguel, un artista español que utiliza composiciones coloridas y geométricas en sus obras. Ha estado pintando paredes en todo el mundo y ya le conocía por el Templo de Kaos, una iglesia desacralizada que pintó hace unos años, no muy lejos de donde vivía en Asturias. Para mí, ver cualquiera de sus reconocibles obras fue un soplo de aire fresco. Me encanta la simplicidad y el volumen de sus esculturas y pinturas.

Guim Tió Zarraluki

Aunque fuera genial ver las piezas de Okuda en la exposición, hubo un artista con el que realmente conecté. Las pinturas de Guim Tió eran otra cosa. Hay algún tipo de minimalismo en sus pinturas que evocan un viaje a lo desconocido o el estilo de vida de tiempos más sencillos. Definitivamente, uno de los pocos artistas de los que colgaría una de sus obras en mi casa. Art Madrid ’18 es uno de esos eventos que hace que vivir en Madrid sea una experiencia completamente diferente cuando lo comparas con la vida en la ciudad más pequeña en la que viví desde que nací, por lo que no puedo quejarme en absoluto.